Top 10

Alejandro Marcos

CMO Team Heretics

Top 10 de 2021 para Alejandro Marcos

Un año para seguir preguntándome y buscándome constantemente. Preguntas que siguen sin tener respuesta. La vida cada vez más acelerada. Cada vez comprendo más y me doy cuenta de que sé mucho menos de lo que pensaba. Un año que me ha ayudado a madurar bases espirituales y a sentirme mejor conmigo mismo, a que el listón siga creciendo y a ver que estamos en el mejor momento vital posible.

 

1. LA NIEVE

El mundo parado, haciendo snow por pueblos y hasta el centro de las ciudades, una forma salvaje de empezar 2021, de que de nuevo la naturaleza señale que manda y nosotros nos adaptamos.

 

2. DESCONEXIÓN

Poner el botón en off de vez en cuando es muy importante, cuando te dedicas a lo digital, se vuelve casi imposible, pero fui capaz de apagar literalmente el teléfono durante cuatro días, fueron los únicos del año en los que realmente desconecté, y menos mal. Nunca he sido fan de la playa, así que me gusta ir en momentos del año más tranquilos y sin gente. 

3. EL EQUIPO

Las mejores aventuras conllevan grandes compañías. Este año lo ha marcado en gran parte el equipo de trabajo que he podido liderar, un equipo joven, para una empresa fresca y disruptiva, la edad media de esta foto no llega a los 25 años.

Unos van, otros vienen, mención especial a Gonzalo Gutierrez, el que ha sido head of content en Heretics y una de las personas que más me ha aportado en 2021, tanto profesional, como espiritualmente.

 

4. Los veintitodos

Cumplir 29 años me ha afectado más de lo que creía. Sin lugar a dudas de los 20 a los 25, la sensación fue de un vértigo constante, de que llegue todo rápido y ya, del ahora.

De los 25 a estos 29, han sido un golpe de realidad, una parte de mi no quería querer crecer del todo y se ha convertido en una movida muy extraña de digerir con el paso de los años, pero que me va asentando y haciendo sentir más completo, más yo mismo que nunca.

 

5. Me siento como un super programador

Como buen nativo digital y después de estar años como un espectador de blockchain y toda la tecnología que estaba evolucionando, por fin entramos en el mundo del blockchain y de qué forma!

Nos compramos un hotspot de minado de Hellium, hemos trasteado con NFTs, tradeado en todas las páginas posibles y holdeado Bitcoin de aquí hasta el final. Incluso durante 24h me llegué a sentir muy rico (económicamente).

 

6. La sierra calma el alma

Me he criado en la sierra de Madrid, donde he podido volver a vivir los últimos dos años. Sin duda volver me cura el alma. El paseo por el campo, despertarte con el sonido de los pajarillos, los atardeceres indescriptibles. Comerte unas pipas, una cerveza y solamente disfrutar del silencio y la naturaleza.

 

7. Ibiza

La parada obligatoria, ahora más que nunca que mi hermano vive en la isla.

Desde hace ya varios años que la semana en Ibiza, aunque sea de trabajo de por medio, es una cita que no puede no pasar. El combo perfecto de naturaleza, montaña y mar. Las calas, sus atardeceres y los últimos años, sin masificaciones de turistas.

 

8. Videojuegos

Mi vida ha estado marcada inevitablemente por el mundo digitaly por los videojuegos, en concreto, Call of Duty. Me mantiene despierto, me conecta con mi yo de 18 años, con amigos que viven en otros países y continentes. Nos seguimos juntando casi todas las noches entre semana para reir, contarnos que tal estamos y desconectar del día a día. Mantengo relaciones desde hace más de 12 años, este año incluso acudiendo a la boda de uno de esos grandes amigos que haces por internet. Estar hiperconectados ha traído cosas increíbles también.

 

9. Mudanzas

Vuelvo al centro, a Madrid capital, nos alejamos de la tranquilidad de la sierra, de los años de calma, de pandemia, para volver a la vorágine, a tomar de nuevo impulso, estar cerca de donde todo pasa de nuevo. Lo hago con una compañera de viaje que me ayuda a seguir cumpliendo objetivos, igual que yo la ayudo con los suyos.

 

10. Argentina

Tocaba cruzar el charco de nuevo, junto a Jorge y Albert. Buenos Aires es una ciudad increíble y Argentina es un país precioso.

Buenos Aires es el ejemplo de ciudad que puede tenerlo todo y a la vez no tener nada. Donde las criptomonedas parecen tener más futuro y sentido que nunca para una población con una diferencia bestial de clases, donde el lujo y la pobreza conviven y donde apenas existen términos medios.