Crónica SoleDXB @ Dubai

He tenido la suerte de ir a muchos eventos de zapatillas, a nivel nacional y a nivel internacional, pero SoleDXB realmente fue algo distinto. Acabé en Dubai por razones de curro y viajando con un grupo bastante variopinto, pero todos perteneciendo a la misma industria.

Aquel aeropuerto no deja de sorprender: las enormes columnas, fuentes y mármol dan la bienvenida a miles de viajeros que andan de paso. Mi vuelo se retrasó considerablemente, y hasta que pasé la frontera pasaron otras dos horas, pero finalmente llegué al hotel, no sin antes perderme un poco por una ciudad llena de luces totalmente artificial.

La mañana siguiente arrancó como suele arrancar un viaje de este estilo, los llamados “retail tours” o ir de una tienda a otra a conocer la escena local. Arrancamos en la que más me apetecía a mí a título personal: Amongst Few. Por alguna razón, esta tienda siempre me ha llamado la atención; las activaciones y celebraciones de lanzamientos que hacen siempre sorprenden, especialmente para estar en un sitio tan fuera de lugar, aunque todo Dubai parece estar fuera de su sitio.

La siguiente parada: Dubai City Walk Mall. Concepts, con su tienda original en Cambridge USA sorprendió a todos cuando anunció la apertura inminente de la tienda en Dubai. Más aún si tienes en cuenta que históricamente Concepts nació en el 96 como una tienda de skate super auténtica al otro lado del río que divide Boston, y ha pasado por varios dueños hasta hoy. De alguna manera aterrizan en el desierto, y lo hacen a lo grande. Uno de los espacios retail más interesantes que pudimos ver. Los suelos de cristal elevado, la selección de zapatillas, todo fue digno de ver. Y al ser una tienda americana, tenían la colección completa de Stüssy USA, colores exclusivos, y Yeezy, aún en stock. Cuando llevábamos un rato en la tienda, entraron dos chavales consumidores locales y se compraron las Yeezy sin pestañear, como quien compra el pan. Nos sorprendimos por varias cosas: las Yeezy en cuestión fueron de las que se vendieron bastante rápido en Europa, los chavales lo compraron sin darle demasiada importancia, un poco surrealista todo… y la ubicación no dejaba de sorprender: estábamos en un centro comercial –supuestamente exterior– pero tenía aire acondicionado. Todo muy extraño.

Tras esto, nos recogieron y de nuevo al coche. Ahora, con el fin de conocer el centro comercial del que todo el mundo hablaba: Dubai Mall. El Uber nos llevó por un laberinto de túneles en un parking infinito en el que no tuvimos la sensación de bajar al subsuelo en ningún momento pero, cuando por fin nos bajamos, tuvimos que subir cuatro pisos hasta llegar a uno de los corredores infinitos de tiendas. La altura de los techos era totalmente desmesurada, y las tiendas del centro comercial no dejaban de sorprender; firmas de lujo pegadas a restaurantes que sí esperas encontrarte en centros comerciales, entre los que destacan Shake Shack (un clásico americano de hamburguesas grasientas).

El centro comercial realmente lo tiene todo, desde una enorme cascada/fuente a una pista de hielo para patinar. No lo pudimos recorrer entero, pero valió la pena verlo. Las fuentes exteriores a los pies del Burj Khalifa también eran bastante increíbles; aquel agua impoluta reflejaba perfectamente la torre más alta del mundo, y lo cierto es que era casi más fácil verla así, reflejada en el suelo, que mirar hacia arriba por el vértigo que daba verlo. Una pasada.

Tras esto decidimos que era hora de acercarnos al evento por el que habíamos viajado a aquél oasis: SoleDXB. Ya desde un par de kilómetros, el espectáculo de luces iluminaba el cielo y los bajos de los cientos de altavoces del recinto hacían que vibrasen las ventanillas del coche. Nos bajamos del coche y nos encontramos con los guardias de seguridad pidiéndonos las pulseras.

Pasamos seguridad sin grandes acontecimientos y nos dispusimos a empapar todo aquello. El overload de marcas, branding y gente era realmente increíble. Gente de todos los rincones del planeta se acercaban animados por el cartel de artistas, invitados, o incluso la posibilidad de comprar algunas de las zapatillas más buscadas del planeta…y no hablemos ya de la posibilidad de ver algunos de los pares más exclusivos, entre los que destacamos un par de Jordan 1 US12.5 y 13 que llevó en un partido y firmó después de él, con un valor estimado de 66 mil dólares.

Habiendo asistido a Sneakercon, Complexcon y Sneakerness –entre otros–, la gran diferencia entre este y el resto, era que este contaba con medios. Muchos medios. Financiado en gran parte por Sun and Sand, desde el punto de vista de las marcas, las más presentes eran Jordan, adidas, Farfetch y PUMA, cada una intentando dejar claro su aporte a “la cultura”.

Jordan con una enorme cancha de baloncesto y una edificación de tres pisos con enormes letras, adidas con un reservado en una segunda planta, y PUMA, con un taller en colaboración con Chinatown Market y un escenario dominado por música jamaicana, extendía buenas vibraciones para todos con actuaciones de YBN Cordae, Lila Ike y Sevana.

La primera noche pasó demasiado rápido para las horas que llevábamos en pie. La cancelación de Burna Boy y Wiley causó bastante frustración. Más tarde, la organización se pronunció diciendo que fue realmente una cancelación en el último momento.

Tampoco nos importó mucho, pudimos atender algunas charlas. En el stand de Reebok, Kerby Jean-Raymond junto con Sharifa Murdock presentaban la colección en el espacio de Pyer Moss. Burberry presentaba Kitty Cash, Dj Rashida en su espacio VIP y una nueva zapatilla bautizada como Arthur Sneaker.

Pegado a Jordan, el stand de Levi’s tenía una cola permanente con el lanzamiento de la última colección cápsula en colaboración con BAPE, y taller de customización. En la planta superior, el área VIP ofrecía gin tonics afrentados para combatir el calor y música sin parar a manos de DJ’s que pinchaban viejas glorias de Rap y Hip Hop frente al trap que se escuchaba mayoritariamente en el resto del recinto.

Dentro del recinto pudimos encontrar una serie de carpas con proyectos y marcas locales con una representación interesante de sus respectivas colecciones. Marcas como: WafflesnCream, Jungles, Liars Collective, Dope Clvb, Faces and Laces, Leaf Apparel, One and FourStudio, Reconstruct y, seguramente la más conocida, StudioAlch, la firma que las últimas temporadas ha ido despertando el interés de más marcas.

Tras un afterparty un poco borroso, acabamos fulminados en el hotel, dispuestos a descansar un poco, amanecer a una hora prudente, rematar el retail tour y terminar el evento. El despertador sonó a las 8 de la mañana y, aún desorientados, pudimos disfrutar del desayuno del hotel, aprovechando el sinfín de zumos para re-hidratar nuestros cerebros y, tras una hora al aire libre disfrutando la terraza en sombra, nos pusimos en marcha. De nuevo en un Uber fuimos a conocer The Good Life, otra tienda concepto en un entorno industrial favorable. El minimalismo de la tienda hacía protagonista real al producto, y el logo resultaba tan simpático como los dependientes, súper dispuestos a contarnos su visión y razón de apostar por un espacio tan grande con posibilidades igualmente proporcionales de llevar a cabo eventos y presentaciones.

 

Nos quedaba una tienda más que conocer, uno de los grandes sponsors del evento en la parte de zapatillas: YouBetterFly. Nos metimos en el Uber y al ver la dirección el conductor nos preguntó: “¿seguros?” afirmamos y se encogió de hombros. Tras 15 minutos conduciendo, salimos de la ciudad, y nos adentramos en un barrio claramente más humilde, y en un callejón sin salida nos dijo que habíamos llegado. Con dudas de haber llegado, nos bajamos y nos acercamos al cartel. Efectivamente ponía YouBetterFly – este era el destino (sorprendentemente).

Entramos en el pequeño antro repleto de producto y enseguida lo entendimos: las zapatillas y apparel no eran nada del otro mundo, pero el resto de lo que tenía aquél hombre era digno de mención, merchandising, pósters, juguetes, todo; lo tenía todo, desde los 80 hasta ejecuciones más recientes. Una pasada, aunque no ayudaba nada la ubicación de la tienda.

 

Tras esto, nos dirigimos hacia la zona del hotel, habíamos quedado con talento local para una sesión de fotos (que será publicada próximamente). Después anduvimos por la zona en busca de algo de comer y nos decantamos por volver a la zona más comercial y acabamos por meternos unas hamburguesas de Shake Shack entre pecho y espalda – un poco fuera de mi dieta habitual, pero bueno.

Con algo de pereza y el trasnochar del día anterior pesando como nunca, nos dirigimos hacia el recinto del evento de nuevo, y bajo una lluvia tropical, nos metimos a escuchar la charla de Ray Allen en el espacio de Jordan. El ambiente distendido hizo que fuese una charla súper natural seguida de Bobbito y Stretch, que pusieron a todos a saltar pogos con su energía y, de pronto, los más jóvenes comenzaron a dirigirse hacia el stand de Amongst Few. Un stand bastante único, diseñado como una cafetería moderna. Ofrecían la posibilidad de comprar la recientemente lanzada AF1 x Clot. La cola se hizo kilométrica en cuestión de segundos.

Quedaban aún dos horas para lo que para mí iba a ser EL momento del evento, así que decidimos irnos a disfrutar de una recomendación que nos habían hecho: ramen en Yui. Rodeado de tablas de Basquiat y un vibe minimalista, pudimos comer un ramen delicioso. En el local de al lado, Frame Skateshop, disfrutamos del postre perfecto, café y una selección impecable de producto, combinando experiencia culinaria con retail.

De vuelta a SoleDXB, calentaba el micro WuTang Clan, y es que se nos había ido de las manos el tiempo. Pero fue perfecto. Disfrutamos de los temas clásicos desde un sitio privilegiado tomando cerveza bien fría… y es que nos debemos de estar haciendo viejos, andábamos todos listos para meternos en la cama, sonrientes, pero agotados.

Un viaje relámpago digno de repetir.