TOP 10

Guillermo Erice

Sales NBHD Emea

Top 10 del 2019 para Guillermo Erice, Strategic Account Sales NBHD Emea:

 

1. Ella.

Es la tercera vez que hago mi Top 10, y siempre ha aparecido ella en algún momento. Esta vez como el momento número 1 de mi año. Tras 8 años juntos (y 19 como amigos), dijo sí quiero. Aún me cuesta creerlo, pero sí, nos vamos a casar!

 

2. Cambios.

Me considero una persona enormemente rica en experiencias, y el cambio siempre lo he visto como algo positivo. Una de las cosas que me motiva mucho a nivel laboral (y en general) son los retos. En abril me propusieron un ascenso pero implicaba volver a irme a vivir fuera, a Holanda. Acepté y no me arrepiento de ello, ya que siento que en los últimos 10 meses he podido experimentar muchísimo y crecer a nivel profesional, pero cuesta estar lejos de la gente que quieres.

Por otro lado me paso el día subido a la bici, y eso siempre mola.

 

3. Pérdidas.

2019 ha sido el año en el que he tenido los altos más altos, y los bajos más bajos. En cuestión de 10 meses perdí a mis dos perros, Ya hablé de Nico el año pasado, y Neo me acompañó durante 12 años y fue mi mejor amigo. Luchó como un auténtico héroe hasta el último momento, se fue rodeado de amor y de la gente que lo ha adorado, y por fin descansa.

También perdí en diciembre a otro gran amigo: Randy, quien me acompañó en mi aventura en Boston, guiándome y siendo un enorme amigo y mentor. Nos dio cobijo a Neo y a mí y su familia me acogió como a uno más.

La pérdida ha sido durísima, me sigue costando no poder tenerles cerca –o a golpe de llamada– pero, lo que aprendí de uno y otro, fue a vivir, a sonreír y a coger el toro por los cuernos. Tenemos muchísimo que aprender de nuestros amigos (peludos o no), con tal de dar un paso atrás y ver “the bigger picture”, muchas veces basta.

 

4. BOS – MPLS.

En noviembre, tras un intento fallido de viajar en octubre con Raquel, pudimos escaparnos 2 días a Boston, 5 a Minnesota, y de vuelta a Boston otro día y medio, y fue maravilloso. Volver a las dos ciudades que me acogieron durante tantos años fue brutal. Volver a la primera casa que compartí con Raquel fue mágico. Ver a mi hermano en Minnesota, sus hijos y las dos perras que ha acabado adoptando fue perfecto. Desconexión total y absoluta. Familia y dosis canina necesaria.

 

5. Chicago.

A las dos semanas de mudarme a Holanda, Raquel y yo decidimos quedar en Chicago. A pesar de haber vivido en EEUU más de 15 años, solamente había estado siendo pequeño y no recordaba nada. Tiene muchísimo encanto la ciudad, y andar una media de 20 Km/día se pasó volando.

 

6. París.

Creo que 2019 fueron casi 40 vuelos en total. No-se-cuantos trenes y unos 35000 km en coche. Entre tanto viaje, pude ir a París por PFW y pude volver a juntarme con mi antigua familia de Bodega. Muchas risas, producto, tiendas y aventuras. Por este y muchos más.

 

7. Dubai.

Conocía el aeropuerto de Dubai de pasada, ahora pude disfrutar de aquel oasis. Viajé con parte de mi equipo y fue brutal. Ver a WuTangClan mereció la pena, pero fue muy surrealista toda la experiencia.

 

8. Rosalía.

Llevo trabajando en el sector de las zapatillas casi una década. He conocido a gente maravillosa, y gente que ha depositado en mí muchísima confianza. Mi compañera Sonia y yo pudimos estrujarnos los sesos para hacer zapatillas, packaging, y llevar a cabo nuestra visión loca.

Para las de doble suela pude contar con la ayuda de mi amigo Guille (@kickssoul). Por otro lado, Raquel siempre apoyando y arrimando hombro como la que más.

 

9. España / Madrid.

Es especial. Cada vez que voy me enamora más, sus rincones en general tienen algo. Y sí, se aprecia más cuando deja de ser tu día a día.

 

10. Escribir. Dibujar.

No soy de muchas palabras. Pero siempre he encontrado mucho consuelo en la palabra escrita, el diseño y el dibujo. En 2019 llené cuadernos, tanto de curro como personales, con ideas, dibujos, bocetos, y chorradas. Es algo que quiero seguir haciendo en 2020. Más, si cabe.

 

11. Ella.

De nuevo.