Logo

¿Han llegado los NFT al mundo del arte para quedarse?

Publicado por el 01/07/2021 en Artículos
Everydays: the first 5000 Days del artista norteamericano Mike Wikelmann

El formato de los NFT ya se ha convertido en una realidad para el mundo del arte. Esta novedosa forma de autentificación, que le ha dado la vuelta a todo lo visto hasta la fecha en el sector, parece haber llegado pisando fuerte para dar mayor visibilidad y facilidad a aquellos artistas que se insertan dentro del videoarte, creación de arte o el arte digital . El mundo se adapta a los nuevos medios y estas disciplinas artísticas para dar paso al criptoarte.

Hace apenas unas semanas, los NFT saltaron a los titulares del mundo entero por su presencia en Christie’s. La casa de subastas inglesa sacó a subasta Everydays: the first 5000 Days del artista norteamericano Mike Wikelmann conocido como Beeple que acabó con un precio de martillo de 58 millones de euros (69,3 millones de dólares) batiendo récords hasta convertirse aquel día en el tercer artista en vender la obra más cara en subasta, únicamente detrás de Jeff Kons y David Hockney.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de beeple (@beeple_crap)


Los NFT funcionan gracias a la tecnología blockchain, sus siglas son Non-Fungible Tokens (tokens no divisibles), y su función se centra en la certificación de autoría, propiedad y unicidad. A través de un sistema de criptomonedas, la obra de un artista queda trackeada y se establece directamente la relación de la obra y su nuevo propietario.

Este sistema es ventajoso tanto para el artista como el coleccionista. Por un lado, al ser una unidad no divisible está asegurando la autoría y autenticidad de la obra, lo que le da al coleccionista un extra de seguridad. Y por otro, si se llega a producir alguna compra-venta de la obra, el artista recibe royalties directamente. Además, cabe destacar la transparencia del blockchain en todos los movimientos gracias al rastreo digital.

Beeple ya ha pasado a la historia del mundo del arte, marcando un antes y un después. Desde entonces, muchos artistas que trabajan en el mundo del arte digital, se han lanzado a probar esta nueva forma de creación para lograr así que sus obras se conviertan en únicas, asegurar su autoría y evitar que duplique su pieza perdiendo su unicidad. Entre los artistas internacionales de más renombre en el mundo NFT hay artistas como Trevor Jones o Fewocius.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FEWOCiOUS (@fewocious)


En España, el nombre de Javier Arrés lleva repitiéndose estos últimos meses en el mundo del criptoarte. Este artista de Granada es ahora un referente en NFT dentro de España, ganador en la Bienal de Londres de 2019, que ha conseguido hacerse un hueco dentro del criptoarte.

Además, durante la anterior edición de la feria de arte contemporáneo Urvanity, celebrada a finales del mes de mayo, los NFT aterrizaron de la mano de ONKAOS, un proyecto que recibe apoyo de la Colección Solo. Entre las piezas presentadas por el stand contaban con una de las creaciones del hispano-croata Filip Custic, conocido por el diseño de las portadas de la Rosalía. Este artista, cuya disciplina se mueve entre la fotografía, la performance, la escultura y el videoarte, estuvo presente en la feria con Mascarilla Hiperrealista a través de la cual reflexionaba sobre la identidad.

Con la misma rapidez que se mueve el mundo NFT también lo hacen los artistas. Existen varias plataformas en las que los artistas ya ponen sus obras a venta y que sirven de punto de unión con coleccionistas. Cada página hace su propio desarrollo y cada una selecciona una criptomoneda diferente. Entre las más sonadas, Hic et Nunc es una plataforma creada por artistas que trabaja con tezos, una moneda con respeto hacia la contaminación energética en la creación; Superare que trabaja con la moneda ethereum o Makersplace.

La selección de la criptomoneda por parte de las plataformas no ha quedado fuera de debate ya que el gasto energético de la creación de una criptomoneda es muy contaminante.

Y ¿cómo funciona ser coleccionista de criptoarte? Al realizar la compra de un NTF recibes inmediatamente la pieza ligada a un certificado que verifica la autoría de la obra y también al coleccionista como dueño. Los derechos siguen siendo del artista y la obra sigue estando en internet en el link en el que queda almacenado. Desde ahí, el coleccionista -como en el mundo físico- puede crear sus propias colecciones y realizar las transacciones que quiera con ellas.

Está claro que los NFT han llegado para trastocar la cadena tradicional del mercado del arte y cambiar lo que entendíamos por coleccionista, artista e incluso intermediarios como marchantes o galeristas. Solo el tiempo dirá si este nuevo formato se mantendrá como una burbuja especulativa o si ha venido para quedarse.

Curated by: Marta Elena
Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso