Logo

La reconversión de un clásico, por Junya Watanabe

Publicado por el 24/06/2021 en Moda

Se suele decir que, en la moda, todo vuelve. Sin embargo, hay algunas prendas (no necesariamente marcas) que tienen la fortuna de no irse nunca. Ya sea por su historia, su calidad, su estilo o por la unión de todas estas razones y alguna más; hay ciertas cosas que podrías llevar tú o tu padre. De hecho, puede incluso que hayas tenido la fortuna de heredarlas. A la cabeza se me vienen las New Balance 990, las Ray Ban Wayfarer o, incluso, los polos básicos de Lacoste.

Pero, sin duda, la prenda más estable en este sentido son unos vaqueros. Es más, lo más probable es que ya hayas asociado unos concretos a la palabra “vaqueros”. Porque no todos pueden decir que existen desde hace más de un siglo como los Levi’s 501. En sus décadas de historia, desde sus orígenes en 1873 (cuando Levi Strauss y Jacob Davis consiguieron la patente sobre el proceso de remachar los pantalones) hasta hoy, estos pantalones han conseguido convertirse en emblema de la cultura estadounidense a la vez que en un básico de cualquier armario; tanto masculino como femenino.

Aun así, y siempre con riesgo, hay personas que se atreven a reimaginar algo que ya funciona por cómo es. La dificultad que supone el éxito en estos casos no ha significado una barrera para marcas como Vetements, Heron Preston o Denim Tears. Podemos llegar a pensar que a este tipo de marcas, familiarizadas con la influyente élite de la moda, les supone un menor reto alcanzar el aplauso general. Es cierto que, si consideramos el éxito como un sold out, la ventaja es notable. En cambio, cabe apuntar que solo el tiempo es capaz de determinar el verdadero éxito de una prenda, convirtiéndola en atemporal.


De momento, Junya Watanabe sí parece haber logrado que “sus” Levi’s 501 sean, al menos, igual de apreciados que los originales. Es cierto que las colaboraciones entre Levi’s y Watanabe se han extendido a lo largo de los años con diferentes modelos y prendas, pero, sin duda, los poem jeans destacan por encima del resto. Estos vaqueros debutaron en su primera colección de hombre para CDG (SS 2002) junto con otras piezas decoradas con simples palabras como watermelon, curry rice o fat. Ayudado por su equipo de diseño, los Levi’s recogen poemas sobre el amor, la moralidad o la sociedad; traducidos y abreviados al inglés e impresos en mayúsculas usando la fuente Helvética.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Junya Watanabe (@junyawatanabe)


Normalmente, si algo funciona es mejor no cambiarlo. Si sientes la necesidad de hacerlo de todas formas, seguramente lo mejor sea hacer cambios sutiles. Por eso, los poem jeans han perdurado al paso del tiempo; porque Watanabe fue capaz de hacer algo simple, en el mejor de los sentidos. Lo suficiente para que se notase su aportación sin que se pudiese llegar a olvidar que tan solo son unos Levi’s. En esa delgada línea donde reside hacer de lo complejo algo sencillo suele aparecer el diseñador japonés. Con una delicadeza sorprendente, unos pantalones resistentes y duros (pertenecientes al workwear estadounidense desde el siglo XIX) pasaron a convertirse en lienzo para un artista.

Si nos ponemos románticos, es una paradoja; si lo pensamos una segunda vez, se convierte casi en un poema.

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso