Logo

Nike SB Dunk: nada cambia al cumplir los 18

Publicado por el 27/11/2019 en ArtículosSneakers

 

Uno de los modelos más icónicos de Nike, y a la vez más alejados del hype, vuelve con fuerza al panorama del streetwear actual. A pocos meses de cumplir 18 años, las SB Dunk han echado a volar.

Nike originalmente diseñó el modelo Dunk centrándose en el baloncesto, pero no fue hasta 2002 cuando las enfocó a su gama de skate, Nike SB, momento en el que comenzaron a subir como la espuma, sobre todo en su versión Low.

Muy pronto, las SB Dunk alcanzarán la mayoría de edad. Surgieron para hacer competencia a las clásicas Osiris, Globe o DC que a principios de siglo llenaban los skateparks. Supusieron un antes y un después para los usuarios, puesto que eran más livianas que los modelos antes mencionados y, a su vez, parecían un tanque acorazado en comparación con otras zapatillas como Nike Blazer o Vans Ward. El roce de la lija, que tantos disgustos nos ha dado destrozando nuestros pares favoritos, no era nada para las SB Dunk, que aguantaban el desgaste de forma mucho más contundente.

Con el sentimiento de unos padres orgullosos, hemos visto crecer a las SB Dunk desde su nacimiento hasta la –más que próxima– adultez, pasando por unos años complicados durante la adolescencia.

Hay cosas que permanecen en la memoria: fechas importantes, las primeras palabras de un hijo, sus garabatos hechos con pinturas Plastidecor o el primer día de colegio. En este caso, sus primeras palabras serían, muy posiblemente, “Pigeon”, uno de los modelos más icónicos de las SB Dunk. Diseñadas en 2005 en colaboración con Jeff Staple, referente de la cultura street, están inspiradas en la gran cantidad de palomas que viven en Nueva York. Sólo 202 pares fueron producidos y se convirtieron en una pieza de colección desde el momento de su lanzamiento. Hoy en día alcanzan casi los 24.000€ en reventa (StockX).

Sin embargo, no todo fue un camino de rosas. Hace no tanto, el knit irrumpió con fuerza en el mercado y las tendencias viraron hacia un camino completamente alejado del estilo de las SB Dunk. Al igual que gran cantidad de jóvenes, estas zapatillas sufrieron durante la pubertad. El acné aparece, la voz cambia y las hormonas se descontrolan. Hay que aprender a llevarlo de la mejor manera posible y, a este modelo, el paso del tiempo le ha sentado especialmente bien.

 

 

En el último par de años se han juntado con los “guays” del instituto. Los chunky shoes volvieron con fuerza y Nike ha sabido aprovechar el tirón. Al fin y al cabo, la silueta de las Dunk es robusta pero a la vez estilizada. Ya están en boca de la gente y, poco a poco, en sus pies.

La nueva popularidad adquirida hace que no le falten los amigos, pero elige muy bien con quién se junta. No todas las marcas han podido colaborar con la empresa de Beaverton en nuevos y codiciados drops. Recientemente destacan las colaboraciones con Diamond Supply Co.Supreme y la maravillosa reedición del clásico modelo “Lobster”, uno de los que forjó la fama de esta zapatilla.

Es imposible no ilusionarse cuando cumples 18 pensando que tu vida va a cambiar radicalmente. Por supuesto, todo sigue igual, salvo que ya puedes comprar el botellón del sábado de forma legal. Del mismo modo, pocas cosas han cambiado a efectos prácticos desde las Dunk de 2002. Eso sí, ya no vale con lanzar un nuevo colorway. En un mercado mucho más globalizado, la historia que se puede crear alrededor de una zapatilla se debe explotar, y un buen concepto que apoye el diseño puede potenciar enormemente un clásico como este.

Lebron, Frank Ocean y Offset ya se han subido al carro. Las SB Dunk se han democratizado y ya no hace falta ser el rey del kickflip para vestirlas. Hoy en día se pueden ver en skateparks, calles e incluso en la alfombra roja. Casi 18 años después de su primer lanzamiento, somos como unos padres orgullosos que han visto a su hijo crecer, sabiendo que muy pronto va a echar a volar.

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso