Logo

Skepta, Britney o Bowie: cuando los músicos juegan a ser pintores

Publicado por el 30/09/2022 en Artículos

Mientras el primer (y único) cuadro de Skepta sale a subasta, exploramos las “obras” de otros músicos que han probado suerte en el arte visual, desde Britney Spears hasta Kurt Cobain.

¿Recuerdas el primer confinamiento de 2020? Era una época diferente, en la que las horas del día se fundían en un largo scroll por TikTok, y muchos de nosotros volvíamos a realizar esas manualidades que disfrutábamos cuando éramos niños. Sin embargo, resulta que algunos tuvieron más éxito que otros en las actividades creativas.

La semana pasada, por ejemplo, Skepta reveló que se dedicó a pintar durante el confinamiento, y ya está listo para vender su obra en una próxima subasta de Sotheby’s. Titulado “Mama Goes to Market”. Tras ser subastado, el primer cuadro de Skepta se ha vendido por la friolera de 81.900 libras.

El cuadro representa a un grupo de mujeres nigerianas haciendo la compra, incluida una con un bebé atado a la espalda. La obra era la primera pintura de Skepta y formaba parte de una subasta que él mismo había comisariado para la serie Contemporary Curated de Sotheby’s. Se esperaba que se vendiera entre 40.000 y 60.000 libras, pero la puja final superó esas estimaciones.

La pregunta más obvia que se ha hecho la gente en respuesta a la noticia es: “¿merece la pena el cuadro?”. Evidentemente, el valor del arte es subjetivo, pero tampoco hace falta decir que la excelencia en un campo creativo (en el caso de Skepta, la música) no se traslada necesariamente a otro (por ejemplo, la pintura). Además, el propio Skepta admite que es su primer y único cuadro, y añade que sintió el impulso de pintar cuando se cancelaron sus conciertos debido a la pandemia.

“Acabo de comprar las pinturas al óleo y el lienzo en Amazon”, explica, en una entrevista al Financial Times sobre Mama Goes to Market, y su venta. “Todavía estoy un poco aturdido, porque no lo hice por todo esto”.

Hasta cierto punto, Skepta -como cualquier celebridad- está protegido del tipo de decepción al que se enfrentan los artistas a tiempo completo en las subastas; difícilmente va a hacer mella en sus ingresos por flujos de música y ventas de discos, con 5,4 millones de oyentes mensuales en Spotify. Y además, los compradores suelen pagar una prima por la firma de un famoso. Entonces, ¿importa siquiera que las pinturas de los famosos sean buenas? Es de suponer que sí, si se pagan 60.000 libras esterlinas por ellos, o tal vez no. Por otra parte, ¿no es inspirador que figuras que ya están en el ojo público expongan sus esfuerzos creativos, independientemente de su recepción? La subasta de Sotheby’s de Skepta tiene además el valor añadido de atraer la atención hacia una gama de arte contemporáneo que, según el rapero británico-nigeriano, evoca la energía y los colores de su país natal.

En cualquier caso, no es ni mucho menos la primera vez que un músico coge un pincel e intenta expresarse en un medio visual. A veces, este interés ha precedido a su carrera musical más exitosa (véase: las obras de arte del instituto de Kanye en Antiques Roadshow). Otras veces, llega más tarde, cuando tienen suficiente tiempo y dinero para pasar horas dando vida a sus ideas con pinturas al óleo (al parecer, el cuadro de Skepta tardó siete días, más otros seis para secarse).

A continuación, hemos reunido algunos ejemplos de músicos famosos que coquetearon con el mundo de la pintura:

 

 

Britney Spears

La práctica artística de Britney Spears se remonta a 2017, cuando la cantante compartió por primera vez un vídeo de ella trabajando en un caballete, con su camisa salpicada de pintura ondeando en la brisa de su mansión de California. Como el resto del optimista Instagram de la cantante, sus pinturas -que retomó en 2021, en plena batalla por la tutela- son brillantes e implacablemente alegres: formas arremolinadas y flores infantiles.

Las reacciones a las pinturas fueron… mixtas. Por un lado, el primer lienzo de Britney se vendió por 10.000 dólares en una subasta benéfica en Las Vegas. Por otro, el coleccionista de arte Robert Sandelson dijo a Dazed que el cuadro de flores de la estrella del pop era un “garabato infantil”, y añadió: “No entraría en mis ferias, no hay una mente artística detrás”. Duro, pero probablemente a la propia Britney no le importe; como ella misma dice sabiamente: “¡A veces hay que jugar!”.

 

 

Kurt Cobain

Al mismo tiempo que Britney se dedicaba a la pintura por primera vez en 2017, UTA Artist Space desenterraba un tesoro de cuadros de otro icono de la música, Kurt Cobain. Expuestos junto a los cuadernos del líder de Nirvana en su ciudad natal, Seattle, los cuadros habían estado guardados desde su muerte en 1994, aunque uno de ellos, Incesticide, adornó el álbum de la banda del mismo nombre.

Otras obras de arte del fallecido músico incluyen tiras cómicas, además de los espeluznantes cuadros Crackbabies y Fistula. Aunque no alcanzaron la misma fama mundial que los álbumes de Nirvana (que venían acompañados de sus propias y controvertidas obras de arte), cada uno explora los mismos temas oscuros e irreverentes que la música y las letras de Cobain. Eso no quiere decir que su arte no tenga éxito comercial en sí mismo: el año pasado, un rápido autorretrato dibujado con rotulador negro se vendió por más de 281.000 dólares.

 

 

David Bowie

Cuando un afortunado comprador adquirió un cuadro de David Bowie en un vertedero canadiense por unos 4 dólares el año pasado, no se dio cuenta inicialmente de quién era, y es de suponer que se sorprendió al enterarse -tras la confirmación de su autenticidad por parte de expertos en arte- en realidad se preveía que superaría los 50.000 dólares, como confirmó una rápida subasta en línea en la que se vendió por más de 80.000 dólares.

Por supuesto, el interés por el arte visual de Bowie ya era alto antes de la subasta de 2021, ya que el músico ha entrelazado pintura y música a lo largo de casi toda su carrera. Inspirándose en el expresionismo alemán, en el arte africano, en amigos como Iggy Pop y, quizás de forma más destacada, en su propia forma de ojos extraños, sus obras de arte documentan la puesta en escena de su carrera como estrella del rock que viaja por todo el mundo, así como las transformaciones entre sus propios personajes en un estilo apropiadamente cambiante.

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso