Logo

#Stayathome by Nacho Errando

Publicado por el 30/04/2020 en #StayAtHomeSelection

Una semana antes de que se declarara el estado de alarma yo estaba en Madrid con mi novia felizmente de un lado para otro, con amigos, manifestándonos en el 8M, yendo a conciertos (fuimos al de Stephen Please, un amigo nuestro que recomiendo para esta cuarentena teen, en
especial su hit bailongo ‘After’) y dando paseos por la calle (que ya estaba bastante enrarecida). La cosa se puso fea y nos fuimos cada uno a nuestras casas porque somos ciudadanos ejemplares (broma).

Llegué a mi casa de pueblo y me encerré un par de días antes del estado de alarma para prevenir y también porque venía del epicentro. Así que llevo en mi casa a solas (con mi gato negro merodeando) desde entonces. Apenas he visto a nadie, apenas salgo a por comida (porque me raciono bien). Me lo decidí tomar con buen rollo y filosofía carcelaria: orden y altruismo.

 

Tener una casa de pueblo con jardín ayuda. Tengo un limonero que lo veo crecer y recolecto cuando me apetece mientras escucho ‘Te quiero potente’ de mi amigo Oso Peligro, que ha sacado en este confinamiento nuevo disco (aprovecho para recomendarlo ‘Las demos de Oso’). Cocino y hago ejercicio (no mucho porque no es lo mío), me gusta escuchar ‘Friends!’ De mi amigo Alien Tango, que sacó álbum hace poco con el mismo título ‘Friends!’, me da buen rollo. Con él hablo a menudo y le propongo cosas descabelladas. Hace poco hicimos una especie de programa de variedades para una escuela de diseño de aquí de Valencia y tanto Oso como Alien me echaron una mano (cada uno desde su casa), cada uno desde una parte del mundo. A su vez se unieron mis colegas de ‘Quarantine’, una serie de humor que recomiendo desde ya. Somos bastante de cueva y estamos habituados a encerrarnos semanas a hacer cosas. Ahora es un poco distinto y se nos fuerza la era cibernética, pero no es un gran cambio. Acabo de rodar un corto y mis colegas me ayudan a poner voces, que me mandan online (es como tenerlos en casa todo el rato).

Aunque no todo es jauja en mi cuarentena, también hay momento para la calma. Todas las noches me tomo un Colacao mientras veo pelis, las últimas han sido del sueco Roy Andersson, que recomiendo en especial ‘You, the living’ (2007). También me he reencontrado con el cine de Nacho Vigalondo (mi tocayo) con delicias como ‘Colossal’ (2016). La recomiendo por su extrañeza, algo tan poco creíble como lo que estamos viviendo. Y he descubierto al cineasta francés Jaqcues Audiard, considerado como el dueño del nuevo cine negro, del que destaco su obra maestra ‘Un prophète’ (2009). La mezcla perfecta entre la crudeza, la ternura, la poesía y la fiereza, un cóctel que te deja pasmado.

 

Algo parecido me está pasando con ‘Manual para mujeres de la limpieza’ novela póstuma de la escritora maldita Lucía Berlín, que Alfaguara sacaba en 2016 y que Almodóvar (el muy listillo) se hacía con los derechos ese mismo año (quien sabe si veremos uno de estos locos relatos en la gran pantalla pronto). Y en mis ratos muertos tiro de cómics básicos de mi estantería como es ‘El incal’ (1980-88) obra maestra fruto de la simbiosis entre Alejandro Jodoroski y Moebius, o ‘The Lone Some Go’ (2014) un conjunto de viñetas del gran Tim Lane o la última locura de Robert Crumb ‘Génesis’ (2009), el Dios del cómic underground y padre de todo lo que ha venido después.

Muy similar es el caso de “Lo que más me gustan son los monstruos” (2017), un rara avis de la desconocida escritora Emil Ferris, que desde que salió se ha convertido en un superventas (con motivo). Este libro se lo regalé a mi novia porque a ella también le gustan los monstruos mucho, y como estamos en la distancia, hemos decidido establecer una serie de juegos y rituales que recomiendo: audiolibros, nos grabamos por voz capítulos de libros que nos gustan y nos los mandamos a modo de audiolibros por fascículos (he de reconocer que ella es más activa en esta materia), nos mandamos dibujos escaneados y demás chorradas que nos molan, y nos vamos inventando personajes o historias curiosas. Lo que decía, era cibernética impuesta, pero no está tan mal.

Para acabar recomendaré un tema que me pone contento, “Mort y fuga”, de mi amigo Joe Pask, incluido en su último álbum “Salt” (2018). Un tema en valenciano (mi lengua) que me sobrecoge y me acuna en estas noches de insomnio en las que ni la mejor novela me dan tregua.

 

Nacho Errando

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso