Logo

Supreme y B.B. Simon, la unión de dos símbolos neoyorkinos

Publicado por el 05/03/2020 en Moda

Cada año, Supreme no deja indiferente a nadie con las colaboraciones que hace. Esta temporada, seguramente los productos más sonados sean las poco apetecibles Oreo rojas o las, casi insultantemente básicas, Air Force 1.

En cualquier caso, culturalmente hablando, la colaboración con la marca de cinturones de lujo (además de apparel) B.B. Simon merece su reconocimiento. Pese a la situación actual del mundo que envuelve la industria de la moda en general y a que Supreme podría ser considerado cercano al mainstream, la marca siempre consigue lanzar productos que la mayoría de su público detesta pero que un pequeño nicho –los OG– aprecia.

De esta forma, aunque Supreme no sea la misma que hace 26 años, a través de ciertos productos mantiene su esencia y consigue retener a sus clientes de más edad. Esta marca no se ha convertido en un fenómeno cultural únicamente a base de boxlogos

Los cinturones diseñados por Simon Tavassoli tienen un aspecto western y van acompañados de cristales Swarovski de diversos colores. Una excentricidad que para los raperos neoyorkinos de principios de los 2000s les parecía adecuada para sujetar sus inmensos vaqueros –algo irónico teniendo en cuenta lo bajo que los llevaban–.

Sin campañas de marketing, tan solo a través del boca a boca, estos cinturones se colaron en todas las mansiones de los raperos estadounidenses como Max B, Lil Wayne o el colectivo Dipset.

Como cualquier moda, B.B. Simon ha vuelto y las nuevas generaciones de raperos, como Travis Scott o Post Malone, también han sido vistos llevándolos. Además, pocas marcas son mejores indicadores de un regreso que Supreme.

Nueva York ha sido cuna de multitud de tendencias que se han expandido al resto del país y del mundo. En este caso, esta colaboración junta dos de ellas donde Supreme, mediante su poder global, genera la curiosidad por unos cinturones con mucha menos repercusión internacional.

El producto en sí puede gustarte o no, pero es indudable que, pese a todo, Supreme va más allá de la ropa. Es capaz de contar historias sin hablar, tan solo hay que poner interés cuando las cuenta.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso