Logo

Watch The Throne – 10 años después del disco histórico de Jay Z y Kanye West

Publicado por el 10/08/2021 en ArtículosMúsica

El pasado 8 de agosto se cumplían 10 años desde el lanzamiento de uno de los clásicos de la era moderna del hip hop. Exacto, el 8 de agosto de 2011 Jay Z y Kanye West publicaron su histórico Watch The Throne.

Un álbum que generó mas de 80 millones, llegando al número uno en su debut en la lista de Billboard. Jay Z y Kanye hicieron una gira del disco de 57 conciertos, en los que se estima que Kanye ganaba 600,000$ por noche y Jay Z 800.000$.

Cuando salió el disco, nadie lo necesitaba. Eso incluye a las personas que lo hicieron, que quizás lo necesitaban menos. En 2011, tanto Jay Z como Kanye West estaban bien con sus carreras. Jay Z había producido Empire State Of Mind, su único número uno como artista principal.

También tenía una carrera desigual como productor, pero le iba bastante bien convirtiéndose en un magnate cada vez más rico con sus diferentes inversiones y proyectos.

Mientras tanto, Kanye estaba en medio de un cenit creativo que sus oyentes solo captaron de manera parcial en ese momento. Todavía no lo sabíamos, pero su disco de 2008, 808´s & Heartbreak tal vez pasaría a ser su trabajo más influyente.

Luego logró su propio mini-regreso en 2010, My Beatiful Dark Twisted Fantasy lo restableció como una fuerza artística mientras que también lidiaba con las consecuencias públicas debido a su infame debacle en los VMA de 2009.

En 2013 lanzó Yeezus, cimentando una de racha de álbumes visionarios y de géneros que definieron su tiempo. Como afirmó una vez, él era realmente el núcleo.

Por eso mismo, no había ninguna razón aparente para que estas dos superestrellas se juntaran y hicieran un álbum juntos en ese momento. Excepto porque podían. Esa simple motivación se convirtió en el núcleo de Watch The Throne: el álbum colaborativo de Kanye y Jay Z que muchos habían imaginado pero que parecía una ficción de fans.

Cuando llegó Watch The Throne, fue un momento histórico y trascendental, dos titanes uniendo fuerzas. Antes de que se materializara el álbum, se había hablado de un EP colaborativo entre Ye y Jay.

La asociación tenia una rica historia en la que basarse, West había producido alguna canción de Jay, mientras que Jay había prestado su presencia en canciones de Kanye como el remix de Diamonds From Sierra Leone.

Eran hermanos-rivales con una larga historia juntos: uno era un ícono con los pies plantados tanto en la edad de oro del rap como en la nueva escena manteniendo la esencia. Y el otro un nuevo ícono, modelo a seguir para la nueva generación. Como era de esperar, esta unión floreció mucho más allá de un puñado inicial de canciones.

Y a partir de ahí, Watch The Throne se convirtió en algo demasiado grande para fallar. Kanye y Jay se reunieron en un puñado de lugares, reuniendo una fila de productores del más alto nivel.

El álbum habría sido un evento inigualable de todos modos, su esencia estaba impulsada por la interacción entre Kanye y Jay, pero todos los demás elementos subrayaron su éxito en la taquilla: el gancho pop de Beyoncé en Lift Off, la participación de Otis Redding en Otis y las fundamentales participaciones de los entonces recién llegados Hit-Boy y Frank Ocean.

Tanto Jay Z como Kanye estaban en un punto de sus carreras en el que no tenían que demostrar nada, pero eso no importaba. El álbum de convirtió en el tipo de sonido brillante y gigantesco que comunicaba claramente una perspectiva de dos personas que habían subido a la cima del mundo.

Era imposible resistirse a ese álbum. Otis se trataba de lo geniales que eran Jay y Ye y tenía un encanto fácil de atraparte. No Church In The Wild fue la intro del disco que suena realmente estruendosa y brutal cuando se reproduce a un volumen alto mientras conduces por la autopista.

La mejor de todas, N****s In Paris. Fue un éxito inmortal para todas las edades. Fue la canción más exitosa del álbum y sigue siendo a día de hoy una de la mejores canciones en las que cualquiera de los artistas ha participado en la ultima década.

El nombre del disco sugería grandiosidad y realeza. Pero es impactante volver a escuchar viejas frases de Jay y recordar que la frase “Watch The Throne” era casi desde un lugar defensivo.

Como dijo entonces: “Solo se trata de proteger la música y la cultura”. Watch The Throne (Cuida el trono) y cómo protegerlo. Observa cómo cambia la música popular y como el hip-hop básicamente reemplazó al rock como música juvenil. Lo mismo le puede pasar al hip-hop. Puede ser reemplazo por otros géneros musicales. Por lo tanto, debemos asegurarnos de que nos esforzamos en hacer el mejor producto para poder competir con toda esta otra música, con la música dance que está dominando las listas de éxitos en este momento y con la música indie que está dominando los festivales. Hay que cuidar el hip-hop”.

Te dejamos por aquí el álbum completo para revivir el fenómeno musical que supuso Watch The Throne:

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso