El Venezia FC es uno de los equipos de fútbol del año. Su desempeño futbolístico no está siendo como para destacar en la Serie A (Primera división italiana), pero compiten de tú a tú contra los grandes clubes a través del diseño y la estética.

 

 

Ha sido la agencia creativa Fly Nowhere quien ha creado una nueva identidad global para el club, que ha visto cómo se han rediseñado sus líneas de ropa, su web o las creatividades que se comparten en redes sociales. Todo ello para conmemorar la vuelta del Venezia a la primera división tras más de 20 años de ausencia.

 

 

El proceso de diseño buscó honrar la rica historia del club y conectarla con los nativos digitales y las nuevas generaciones, de forma que el Venezia FC fuera visto como un ente moderno y de vanguardia, más allá ser percibido únicamente como un club de fútbol.

Las camisetas del equipo italiano han copado todos los focos, recibiendo elogios de medio mundo. La historia tras estos instant classics es curiosa, puesto que en un principio su diseño iba a ser completamente diferente.

 

 

Este diseño atigrado fue impuesto como primera equipación por el anterior sponsor técnico del club ya que pensaban que “les gustaría a los raperos”. Fly Nowhere entendió que esto desdibujaba completamente la conexión con la ciudad de Venecia y el fino diseño italiano. ¿Acaso estaban buscando un boom como el de la equipación de Nigeria de 2018?

Por si fuera poco, la elástica impuesta tenía bastante parecido con uno de los kits considerados como los menos estéticos de la historia del fútbol, el del Hull City 1992/93.

Ante la postura inamovible de la compañía que fabricaba los kits, la agencia buscó un nuevo patrocinador técnico que otorgase al equipo de Fly Nowhere total libertad creativa. La escogida fue la firma italiana Kappa, que desde el primer momento entendió las necesidades del proyecto.

 

La primera equipación, de color negro y con un patrón de estrellas doradas, está inspirada en la época renacentista de la ciudad, que era uno de los epicentros del comercio y el arte mundiales. Azulejos y motivos dorados eran signo de identidad de lugares como la Basílica de San Marcos.

La equipación fue sold out en unas pocas horas e hizo que el club viviera un aumento de seguidores en Instagram de +50%.

 

Por su parte, la equipación visitante es de color blanco de base y destaca por un frontal repleto de teselas triangulares inspirado en los tradicionales mosaicos venecianos que abundan en la ciudad. Junto con los tonos naranja, negro y verde; propios del club, y el dorado, componen un kit que también se agotó tras su lanzamiento.

 

Para tener una opción alternativa al blanco y negro, el club presentó una tercera equipación del mismo color aqua de los canales venecianos y del vidrio soplado de Murano. Además, una parte de los beneficios obtenidos con este kit fueron destinados directamente a la conservación de los canales de la ciudad.

 

Por último, una cuarta equipación de color rojo veneciano fue puesta a la venta. Otro sold out instantáneo que hizo las delicias de los coleccionistas. Está inspirada en la bandera de la ciudad, insignia del mismo tono que cuenta con el león de la ciudad -y del escudo del club- en dorado.

El ejemplo del Venezia deja claro la importancia de ver el fútbol como mucho más que 22 personas pegándole patadas a un balón. La cultura y la moda tienen mucho que decir en un sector muy tradicional que ha de aprender de diferentes industrias. La inversión en comunicación y diseño ha sido recuperada con creces convirtiéndose esto es una victoria para todos: Venezia FC, Kappa, Fly Nowhere y, sobre todo, para el mundo del fútbol.

 

Muchas gracias a nuestros amigos de Fly Nowhere