TOP 10

Carlos Sanjosé

MURPH & 25 Gramos

Top 10 del 2019 para Carlos Sanjosé, Head of Digital en MURPH y 25 Gramos:

 

1. Tres bodas y un funeral.

Faltó solo una para igualar a la película de los 90, ya que este año se casaron Migue y Elena, Ale y Belén, y Nacho y Carla. Tres bodas en un mismo año, y a todas con el mismo outfit. Queda por lo tanto inaugurada esa etapa de la vida llena de bodas. Y el traje más que rentabilizado.

 

2. Los 10 de 25.

Una década después, Pau puede presumir de su proyecto más grande hasta la fecha. Y yo de haberlo visto (prácticamente) todo. Eres el mejor.

 

3. El interiorismo de Volca.

El estudio más prometedor y con más talento que conozco 🙂

 

4. Vacaciones gaditanas.

Este verano volví a enamorarme del sur después de tener la oportunidad de disfrutar unos días de toda la costa de Cádiz. Comiendo, bebiendo y viendo lo mejor que hay por aquella zona. Con gente y compañía increíbles. Y puestas de sol para no olvidar.

 

5. Por fin Vicente García.

En 2013 lo escuché, en 2014 lo quemé, en 2016 lo recuperé con nuevo álbum y en 2019 lo pude por fin ver en directo, ya que hasta entonces era demasiado random para cruzar el charco. Es muy bueno. Los Grammy no mienten.

 

6. Mueve tu culo a Marte.

Mi hermano y yo somos bastante frikis de la Desafío Total original, la de los 90 con Schwarzenegger. Así que para su cumpleaños le regalé este cine inmersivo en el que, además de ver la película en una sala de cine y en HD, después fuimos a Venusville y alrededores a recrearnos como turistas del planeta rojo. Fue lo puto mejor si te gusta la película.

 

7. Comer, beber y comer.

Varios restaurantes, platos cocinados y Chef’s Table después (hola Nely), ya tengo clarísimo que en alguna parte de mi vida voy a ser crítico gastronómico, chef o dueño de un restaurante. Además, este año tuve un idilio cervecero al visitar la fábrica de Tyris. Y me regocijé con el cocido madrileño, las carcamusas toledanas, la comida vietnamita, el hot pot, la cocina canaria, redescubrir Italia y, por supuesto, todo lo que idea mi madre. Con mención especial a la rica y extensa gastronomía valenciana. Ojo.

 

8. Descubriendo (realmente) a Higueras.

No todo en España es Bofill, y ya que estamos en Madrid, el magnífico Fernando también tiene edificios brutales. Está claro que la capital está llena de muchos emblemáticos, pero este tío hizo algunos geniales por todo el país. Mención especial al de la foto y a la expo en el Museo ICO, que me lo engrandeció más si cabe.

 

9. La tortura de Toledo.

Además de ir a ver y comer lo típico, fuimos por casualidad al completo Museo de Antiguos Instrumentos de Tortura de la ciudad. Y la verdad es que hay que agradecer que no vivamos en esa época antigua y tan turbia. Gore es poco. Después ya nada vuelve a ser lo mismo.

 

10. Adiós década de los 20.

Sí, ya tengo 30.

*Mención especial a Camilo Sesto, ya que forma parte de mi infancia y adolescencia escuchándolo siempre en el coche de mis padres de camino a Cullera o Moraira. DEP.