Logo

¿Hasta cuándo seguimos fingiendo que Kanye es un santo?

Publicado por el 31/08/2021 en Artículos

Indudablemente, Donda era uno de los discos más esperados del año y el hype que se ha creado alrededor está más que justificado. Estaba yo pasando stories en Instagram y absolutamente todo el mundo había compartido el álbum o alguna canción y mi ‘Actividad de los amigos’ en Spotify estaba lleno de gente escuchando el trabajo de Ye.

Las tres listenings parties que se celebraron antes del lanzamiento público del proyecto fueron unos eventos de primer nivel. Discurso, escenografía, luces… hasta el más mínimo detalle estaba estudiado. Si bien es cierto que el primero de los shows fue un poco más descafeinado, con el de Atlanta ataviado con el puffer de Yeezy x GAP y las nuevas Yeezy 1020V sobre fondo blanco, la segunda y tercera party fueron auténticos espectáculos que hacían del descanso de la Super Bowl una verbena de pueblo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 25 Gramos (@25gramos)

En estos dos eventos, Ye subió a los cielos entre halos de luz, se prendió fuego, se ‘casó’ de nuevo con Kim… una oda a la puesta en escena. En cualquier caso, lo que nos concierne aquí es la presencia de DaBaby y Marilyn Manson en el último listening party.

Una persona abiertamente homófoba y otra con numerosas acusaciones de abusos sexuales… en el centro de un escenario… siendo vitoreadas por miles de personas… en un álbum que está dedicado a tu difunta madre. Por muy artistas de éxito que sean, ¿en qué momento le das voz a este tipo de figuras? Nos surge también una de las preguntas más manidas de la historia: ¿Hay que separar al artista -como persona- de su obra?

Marilyn Manson tiene ahora mismo unos cuantos casos judiciales abiertos con motivo de “abusos sexuales, abuso psicológico y/o varias formas de violencia, intimidación y coacción”, que no nos deberían sorprender con el teniendo en cuenta el historial de acusaciones que tiene a sus espaldas.

Su expareja, la actriz Evan Rachel Wood, fue una de las primeras en hablar sobre el tema. “El tóxico abuso psicológico, físico y sexual empezó poco a poco pero fue escalando con el tiempo, incluyendo amenazas de muerte, gaslighting y brainwashing. Me despertaba diariamente con el hombre que decía que me amaba pero que violaba lo que pensaba que era mi cuerpo inconsciente”. ¿Duro de leer? Más duro de sufrir.

Al testimonio de Wood se sumaron más mujeres que habían entablado algún tipo de relación afectivo-sexual con Manson, que compartieron experiencias similares. El cantante optó por la vía fácil de echar balones fuera y negar rotundamente todas estas acusaciones. Total, si lleva haciendo lo que le da la gana durante más de 25 años con plena impunidad, ¿por qué iba a ser diferente ahora?

DaBaby tampoco es un santo. Creo que no han pasado desapercibidos para nadie los recientes comentarios abiertamente homófobos en su concierto de Miami.“A los que se han presentado hoy aquí sin SIDA, u otras de esas enfermedades de transmisión sexual que hacen que te mueras en dos o tres semanas, poned vuestro teléfono en alto”. No contento con esto, continuó con un “Ladies whose p*ssies smell like water, put your phones up. Fellas, if you ain’t sucking d*ck in a parking lot, put your cellphone lights up”. ¿Puro punk? ¿Un G? Todo lo contrario.

Todo esto no hace que Donda no sea un discazo musicalmente hablando o que Ye no sea una de las personas más influyentes del siglo XXI y que más ha marcado el desarrollo de la cultura y el arte en numerosas disciplinas. Por desgracia, la polémica tampoco nos sorprende viniendo del de Atlanta, teniendo en cuenta su apoyo público a Donald Trump o sus discursos en contra del aborto.

¿Es Kanye culpable de los actos de sus invitados? Para nada. ¿Es Kanye culpable de dar voz, visibilidad y una plataforma a este tipo de personas? Rotundamente sí.

Dos cosas para cerrar: no todo vale y, Kanye, no se puede ser siempre el protagonista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ye (@kanyewest)

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso