Logo

Las referencias de Pedro Artola tras el videoclip de Mil y Una Noches de Guitarricadelafuente

Publicado por el 12/08/2021 en Música
Portada Mil y Una Noches – Guitarricadelafuente by Pepo Moreno

Hace ya unas semanas que Guitarricadelafuente nos deleitaba con Mil Y Una Noches, un pedacito de lo que será su próximo álbum junto al productor musical Raül Refree (Los Ángeles – Rosalía), con quien ya trabajó en Desde Las Alturas.

Esta vez se trata de un tema 360 en toda su realización y un cambio en la línea de su carrera.

 

 

Después de meses sin sacar nada presenta un trabajo diferente a lo que nos tiene acostumbrados, con un beat más experimental, atreviéndose con coros sintetizados, escapando de ese sonido puro de sus anteriores temas -guitarra y voz-, y dando un salto en cuanto a producción, donde se nota claramente la mano de Refree. Aún así respetando la delicadeza de su forma de cantar y sus letras, la verdadera esencia de Guitarrica.

Mil Y Una Noches es una joya a nivel musical y el videoclip que la acompaña no podía ser menos. Bajo la dirección: Pedro Artola, un asturiano de 25 años que ya ha trabajado para otros artistas como Sen Senra, Jedet o Gabriela Richardson. Sin olvidar sus inicios trabajando en nada más y nada menos que Jacquemus.

 

 

No sabemos qué fue antes, si los mundos de Artola o las letras de Álvaro Lafuente -nombre real de Guitarricadelafuente-. En cualquier caso, parece que uno nació para complementar al otro y viceversa, encajando ambos a la perfección y creando estos micro universos tan personales y ligados al costumbrismo.

Nos hemos propuesto bucear en el imaginario de este joven director para descubrir los posibles referentes que le han ayudado en la realización de este videoclip.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pedro Artola (@pedro.artola)

 

Las referencias a Call Me By Your Name (Luca Guadagnino, 2017) son innegables, incluso podemos considerar que muchas escenas que aparecen en el vídeo están así creadas a modo de homenaje.

No es solo el mood general de este universo utópico lo que nos recuerda al film, sino también los principales elementos que destacan y que nos transportan a la historia de Elio y Oliver.

No hay que olvidar que esta película bebe mucho de otras como The Dreamers (Bertolucci, 2003) o A Summer’s Tale (Éric Rohmer, 1996), obras que también han podido inspirar a Pedro Artola en la creación y dirección de sus rodajes.

The Dreamers (Bertolucci, 2003)

En primer lugar. la ubicación: una casa de campo ideal donde sucede el eterno verano que nos muestra Pedro en muchos de sus vídeos. Esta nos recuerda mucho a aquella villa de Lombardía perdida en medio de la naturaleza cuya principal fuente de luz es el sol que entra a través de los grandes ventanales.

Además de la ubicación, el tratamiento de color (por Julia Rosetti) recuerda bastante a este film: tonos pastel, una temperatura de color que tiende hacia el azul, pieles suavizadas y, en definitiva, una edición creada en pro al paisaje.

Otro de los elementos, quizás el que más nos evoca a esta película, es el uso de la fruta con una simbología erótica. La forma de manipularla en ambos casos deja clara la intención de los directores, una oda a la sensualidad desde un punto muy natural y primitivo.

Aunque en este caso, no encontraremos ni rastro de los famosos albaricoques italianos o la también famosa sandía de Harry Styles; Artola se decanta por utilizar melones gota de miel y naranjas, dos de las frutas más típicas de la Comunidad Valenciana, de donde es Álvaro.

Escena Call Me By Your Name
Videoclip Watermelon Sugar – Harry Styles
Videoclip Mil y Una Noches

También el agua, en el sentido en que es utilizada a modo de juego, nos muestra esa faceta más infantil de los protagonistas del video. Un grupo de jóvenes de vacaciones en una villa mediterránea, mucha sensualidad, pero con ese toque naïf, sin otra intención más que pasarlo bien y disfrutar de la juventud sin ningún tipo de límite.

El agua es a su vez un elemento muy importante y recurrente en Call Me By Your Name, aunque Artola lo muestra con un sentido más lúdico, menos filosófico que en la película.

Otra referencia posible para el agua la hemos encontrado en un autor nacional, Joaquín Sorolla. El mar era uno de los temas favoritos de este pintor español, concretamente la costa Mediterránea. No podemos confirmar que Sorolla haya sido una inspiración directa para Artola, pero transmiten ideales bastante parecidos: pureza, juventud y reconexión con la naturaleza y los paisajes ibéricos.

La escena con la purpurina dorada nos trae a la cabeza, con matices, algunos de los maquillajes imposibles de Euphoria. Esta serie puso de moda este elemento estético como una forma de expresión de sus personajes. El color elegido es el del sol, de nuevo la reconexión con la naturaleza como uno de los temas centrales.

En definitiva, podríamos estar estudiando la obra de Pedro Artola y buscando posibles referentes hasta el infinito, pero está claro que lo que hay detrás de sus creaciones solo lo sabe él y nosotros no podemos hacer más que seguir su trabajo e ir descubriéndolo ☀.

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso