Logo

#Stayathome by Adrian Rodd

Publicado por el 07/05/2020 en #StayAtHomeSelection

La semana del 8M teníamos el shooting más gordo de nuestras vidas. Llevábamos como 3 meses preparándolo y cuadrando tiempos con las personas involucradas y el equipo. Pedro, Ignacio y yo viajamos de Madrid a Barcelona, alquilamos furgo, fuimos a la casa de alquiler, dejamos todo el material preparado, todo chequeado. Vamos al apartamento, hacemos la compra, empezamos a hacer la cena, llega el resto del equipo que venía de Madrid (Ginés, Noah + Brian), tomando una birrita repasando el plan de rodaje, todo bien, todo en orden, y de repente, a las 23:44 nos llama la marca. Se cancela el shooting, no podemos exponer a un atleta tan gordo a tanta gente desconocida. Punto.

Así empezó la cuarentena. Nos volvimos a Madrid, y al día siguiente ya se instauró el estado de alarma. Una vez en casa, decidimos más con la cabeza que con el corazón quedarnos aquí en Madrid y no ir a Canarias. Justo esa semana habíamos estado expuestos a muchas cosas. Yo había pinchado en la Sirocco una noche, el cumpleaños de Pablo Curto, salimos fuera a cenar varias veces, el viaje a Barcelona, contacto con mucha gente, etc… No era lo adecuado irnos a Canarias a disfrutar del solecito y llevar la mierda que no sabíamos si habíamos cogido, cuando allí casi no había casos hasta entonces.

Partiendo de que llevamos 50 días metidos en nuestra casa de Malasaña, realmente todo lo que puedo decir de la cuarentena es personalmente positivo. Tenemos un piso en el que vivimos los tres socios de Studio Bruma, y en el mismo edificio, tenemos el estudio, así que lo hemos llevado bien cambiándonos de casa. Los espacios son grandes y luminosos así que te dan bastante vidilla para estar focus.

 

Prioridades

Partiendo de que llevábamos como año y medio sin pasar quince días seguidos en nuestra casa, siempre entre viajes y rodajes, esa vorágine termina por comerse todas tus prioridades y no te da tiempo a reflexionar para darte cuenta de qué es para ti lo más importante de la vida. Aunque muchas veces necesites la pasta, estando en casa tanto tiempo te das cuenta de que en ocasiones te cargas de trabajo para poder seguir gastando dinero en esa rueda de nunca parar.

Realmente es a lo que te lleva vivir en una ciudad grande, a que todo tu ocio esté relacionado con gastar dinero. Para ello, te cargas de más y más curro, creyendo que es lo que te hace falta, pero realmente lo que necesitas es parar. Entonces, reflexión #1 de cuarentena: no hace falta coger seis curros al mes para gastarte el dinero de cinco en una rutina de mierda. Aflojar un poco, ser más selectivo e invertir el dinero en cosas para tu beneficio personal, no en el consumismo fácil autoimpuesto por la sociedad.

 

Recuperar mi tiempo

Un poco en línea de lo que venía diciendo antes, tener 50 días para poder hacer un poco lo que me dé la gana me ha servido para realizar muchas cosas que tenía pendientes desde hace años. Saber que quieres hacer algo y no llevarlo a cabo te genera una ansiedad que está ahí presente. Estos días he conseguido organizar mejor mis horarios, dedicarle tiempo a cocinar, a dormir unas horas más, meterle mano a mi página web que tenía cerrada desde hace dos años por falta de tiempo, organizar todo el portfolio, etc. Mis rutinas no han cambiado mucho, echándole muchas horas a mi carrera profesional, pero al menos sin prisa en mi día a día, y puedo dedicarle un poco más de tiempo a las cosas que hacen que me mantenga feliz.

 

Deporte en casa

Una de las cosas que tenía abandonadas por culpa de darle prioridad a otras, es el deporte. He conseguido volver a coger rutina de entrenamientos diarios, y eso es gracias a los colegas entrenadores personales que están dando clases a través de Zoom, desde aquí les mando un “gracias” enorme a Rubén González y Javi Umpiérrez. Llevo 50 días entrenando 1 hora todos los días y me siento increíble, estoy convencido que gracias a esta cuarentena, esta rutina ya va a estar de por vida para mucha gente. También da que pensar de que no hace falta volverse muy loco para estar en forma, solo con dedicarle una hora en casa, con tu propio peso o materiales básicos, con una buena planificación, puedes darle mucha caña. Si a eso le sumas una buena rutina de alimentación, a mí personalmente me funciona que flipas.

 

Adrianrodd.com

Llevaba como dos años con mi web cerrada por falta de tiempo para organizar todo el portfolio. Esta cuarentena le he dado mucha mucha caña y he conseguido crear todos los proyectos. Este ejercicio también me ha servido para darme cuenta de que hemos currado como animales en los últimos dos años, y que el crecimiento ha sido brutal. Espero sacarla cuanto antes que ya le falta poquito 🙂

 

Music

No he parado de escuchar álbumes nuevos en toda la cuarentena, he hecho un ejercicio de digging brutal durante todos los días para buscar cosas nuevas, que estaba un poquito cansado de escuchar siempre lo mismo. Destaco en esta lista algunos de los tracks que más me han llamado la atención.

 

Método Wim Hof

Soy un adicto a los podcast y un día caí en uno que hablaba del método Wim Hof. Es como una especie de colocón de oxígeno que te autogeneras respirando de una determinada forma durante unos cuantos ciclos, en los que respiras 40 veces, sueltas todo el aire y aguantas. Luego una vez terminas te metes un baño de agua helada. Me ha funcionado de locos en esta cuarentena, que llegaba a las noches un poco saturado de estar siempre en casa, este método me ha generado como una especie de reseteo en el cuerpo y afronto las noches mucho más liberado de mente.

 

Agradecido

Momentos tan duros como los que hemos vivido sirven para darte cuenta del privilegio que hemos tenido, agradecido a la vida por que todo mi entorno esté bien de salud, sólo puedo decir eso, no quiero nada más. Agradecido por haber seguido trabajando a menor escala pero con cosas para mantenernos, y nada más, ojalá todo esto sirva para no volver a perder la perspectiva de lo que importa realmente en la vida.

 

 

Adrián Rodd

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso