Logo

De cuando Dalí también expandió el surrealismo en la joyería

Publicado por el 24/05/2016 en Arte

La figura de Dalí, ya no solo como artista abanderado del surrealismo, sino también como creativo encontró durante su trayectoria una nueva vertiente donde asentar todo su imaginario: el diseño de joyas. Así, entre los años 40 y 70 del siglo pasado, el famoso pintor llegó a crear un total de 39 piezas de orfebrería de lo que él llegó a considerar como «arte portable». Y que junto al oribe argentino y afincado en Nueva York Carlos Alemany, fabricaron conjuntamente estas joyas que representaban la característica estética del figuerense. Donde éste dibujaba los bocetos previos con gran cantidad de detalles e hiperrealismo, además de elegir los futuros materiales que se utilizarían para su fabricación, para que más tarde Alemany les diese forma en su taller.

Entre estas piezas se pueden encontrar sus icónicos labios rojos, los animales que solía escoger o su iconografía evocadora del subconsciente y la mitología, tanto sobre pendientes y colgantes como en broches o anillos. Donde destaca, entre todas ellas, una alhaja clave: El corazón real. Hecha de oro, rubíes, esmeraldas y diamantes incrustados, además de imitar el latido de un corazón gracias a un mecanismo a motor que mueve su estructura.

Las Dalí-Joies fueron adquiridas en un principio por The Owen Cheatham Foundation durante 1958, hasta que en 1973 se expusieron de forma temporal en el Teatro-Museo Dalí de Figueres. Siendo ocho años más tarde adquiridas por un multimillonario saudita, después por diferentes entidades japonesas hasta acabar finalmente dentro de la Fundación Gala-Salvador Dalí ya como exposición permanente.

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso